Back

Mercados de proximidad cimentados en la biodiversidad agraria

Mercados de proximidad cimentados en la biodiversidad agraria

Mercados de proximidad cimentados en la biodiversidad agraria
La Asociación de Desarrollo Rural Mariñas-Betanzos sostiene a través de la medida LEADER el impulso a la biodiversidad agraria y fauna útil en las explotaciones agrarias asociadas a la marca "Reserva de Biosfera Mariñas Coruñesas" para fortalecer la visibilidad de los circuitos cortos de comercialización. La alimentación es la base de su estrategia territorial de desarrollo sostenible. El principal valor agregado del proyecto permite la interconexión de varios sectores y actividades del medio rural.
Mercados de proximidad cimentados en la biodiversidad agraria

08/02/2019

Este proyecto, de nombre tan largo pero de no menor trascendencia, está promovido vía enfoque LEADER por el Grupo de Acción Local (GAL) gallego: la Asociación de Desarrollo Rural Mariñas-Betanzos, que integra a su vez a 126 entidades, en un área declarada como “Reserva de Biosfera” y que gestiona el propio GAL. “Forma parte de una estrategia mucho más amplia de desarrollo. Tiene su pilar fundamental en la alimentación y mediante el fomento de la biodiversidad en las explotaciones agrarias y la visibilidad de una marca de territorio, se consigue conectar el medio rural con el urbano, tendiendo puentes de cooperación que ayudan a mitigar el cambio climático, potenciar los servicios ecosistémicos y generar empleo en la juventud”, afirman fuentes de la Asociación.

Su principal valor agregado reside en la interconexión de varios sectores y actividades del medio rural y en permitir el trabajo coordinado de muchos agentes del medio rural: granjeros, consumidores, centros de investigación.

Desde un primer momento, el proyecto ha consistido en promover actuaciones de mejora de la biodiversidad en explotaciones agrarias asociadas a la Marca “Reserva de Biosfera”. Se ha mejorado la imagen comercial de sus alimentos, mediante el envasado y la participación en ferias locales, ya que las pequeñas producciones alimentarias necesitan mejorar su imagen para que el consumidor de cercanías pueda asociar valores como calidad, territorio, lucha contra el cambio climatico, creación empleo o paisaje.

 

Sosteniblidad agrícola y fauna

En este sentido, las actividades se han fundamentado en la instalación de cajas nido para aves y la instalación de hoteles de insectos (foto). Vamos por partes. La posibilidad de agregar valor a las pequeñas producciones agrarias locales, asociando valores ambientales con la figura del agricultor como protector del medio ambiente, surge de otra actividad desarrollada a principios de 2018 y promovida en colaboración con las entidades ambientalistas del territorio, llamada "Especie del Año". Así se conoció la contribución que muchas aves están haciendo a controlar plagas, enfermedades y animales que causan pérdidas en la cosecha, sin necesidad de recurrir a agroquímicos. “De ahí, surgió la idea de instalar cajas nido y hoteles de insectos en las explotaciones agrarias que estaban dentro una marca de productos asociada a la “Reserva de Biosfera”, en 14 explotaciones que realizan un manejo agroecológico, “haciendo un seguimiento de todo esto a través de las redes sociales, para difundir este compromiso entre la ciudadanía”, comentan.

 

Mejora de la imagen de marca

El diseño y la edición de bolsas de papel para mejorar la imagen de los productos es otras de las actividades del proyecto, materializada en la organización de un mercado de productores de la “Marca Reserva de Biosfera” en la ciudad de Betanzos (A Coruña), donde se confeccionaron las bolsas de papel con el logo de la marca, para que los productores pudiesen dar a conocer sus productos y vender con una imagen común. “Pero también se ha trasladado a la ciudadanía el compromiso ambiental de los agricultores y su participación en este proyecto”, idican

 

Plan Alimentario

Como estas, todas las acciones son parte integrante de una estrategia más amplia denominada "Plan Alimentario de la Reserva de Biosfera Mariñas Coruñesas", que se ha constituído como la herramienta de desarrollo de un GAL que gestiona la medida LEADER, en un territorio de casi 200.000 personas, muy próximo a la ciudad de A Coruña.

Se hizo desde el comienzo un proceso participativo de abajo-arriba con agricultores, consumidores, investigadores, centros escolares, etc., para diseñar una estrategia de desarrollo territorial, basada en la producción de alimentos saludables y comercialización en circuitos cortos.

 

Ejemplo de creación de redes

“Desde los orígenes, se han involucrado numerosos agentes de la sociedad, Administraciones públicas y empresas privadas” explican. Un total de 61 agentes que representan al territorio, incluidos productores locales y granjas, empresas agroalimentarias, distribuidores, grupos de consumidores, restauradores, centros de investigación y capacitación, fundaciones, Administración pública local, etc., ha participado en la implementación y el desarrollo de alguna acción del “Plan Alimentario” de la Reserva de la Biosfera.

Además, se han iniciado líneas de cooperación entre los agricultores y los colegios próximos, para abastecer en el mercado local y se ha creado una asociación de productores, que comercializa en común, y se ha creado grupos de usuarios que les compran directamente.

“El proyecto es transferible a otras zonas agrícolas, donde se quieran mejorar los servicios ecosistémicos que prestan los agricultores, así como aprovechar la fauna útil para ser más sostinibles y tener menos efectos sobre el medio natural”, concluyen. En Galicia, se ha presentado un proyecto dentro de la Medida Cooperación entre GAL, que pretende replicarse en ocho territorios, trabajando con empresas que quieran mejorar su comportamiento ambiental y que puedan incluirse en la “Marca Reserva de Biosfera”. Finalmente, se ha ayudado a algunos jóvenes a incorporarse a la actividad agraria con las ayudas bien de FEADER o del Fondo Social Europeo.

 

Conoce más en:

RRSS e imágenes

Vídeo

 

(EN)Volver atrás