Back

Infancia orgullosa de vivir en lo rural

Infancia orgullosa de vivir en lo rural

Infancia orgullosa de vivir en lo rural
23/01/2020- Para la infancia conocer el medio rural en el que viven es un descubrimiento y una alegría. Es el camino más adecuado para que lleguen a amar su territorio y para que quieran conservarlo. “EU Rural” partió de la “Estrategia participativa de desarrollo local” que realizaron en 2016, también con fondos Leader. En este estudio analizaron y profundizaron en la realidad social en la que se movían los habitantes del Suroeste de Galicia
Infancia orgullosa de vivir en lo rural

El Grupo de Acción Local Asociación de Desenvolvemento Galicia Suroeste Eurural puso en marcha en 2018 un concurso para alumnos de escuelas infantiles y de primaria de la zona en la que actúan, el sur-este de Pontevedra. El certamen, denominado “Creando Rural, se ideó como complemento a los planes educativos reglados, que son más generalistas y que no se centran en los territorios concretos. Su objetivo prioritario es difundir entre la población la importancia de conservar la identidad rural y comprometer a los las pequeños con su entorno. 

Para ello, organizaron este concurso para escolares de entre 3 y 12 años y consiguieron implicar a 13 ayuntamientos y a 28 aulas de 13 centros escolares de siete municipios. El resultado fue tan exitoso que este año se ha celebrado una segunda edición y en 2020 van a por la tercera. “Decidimos poner en marcha estas unidades didácticas para inculcar a nuestros niños y niñas un sentido de pertenencia a sus propios entornos para que establezcan vínculos a través del conocimiento y del afecto”, explica Eva Gil, responsable del proyecto. Y continúa: “De este modo los pequeños serán conscientes del valor del territorio y de las ventajas que ofrece vivir y preservar la naturaleza en la que habitan”.

Según afirma Eva Gil, técnica de la “Asociación de Desenvolvemento Galicia Suroeste Eu Rural”, “lo más emocionante es llegar a los colegios y que los pequeños se sientan orgullosos de vivir en el rural”, nos lo dice en una traducción directa del gallego: “Eu vivo no rural”.

Al éxito de participación de escolares en “Creando Rural”, hay que sumar la calidad de los proyectos presentados y la enorme respuesta de la votación popular que ha otorgado los premios. En total, en las dos ediciones del concurso que se han celebrado han votado unas 8.000 personas, habitantes de los municipios de: Baiona, Fornelos de Montes, Gondomar, A Guarda, Mos, Nigrán, Oia, Pazos de Borbén, O Porriño, Redondela, O Rosal, Tomiño y Tui. Un gasto en dos años que ha supuesto unos 32.400 euros financiado por la medida Leader de “Animación y dinamización de desarrollo local”.

Además, los premios eran un atractivo innegable para el alumnado y sus familias. A los ganadores de la categoría de infantil les montaron una excursión de un día a una granja-escuela que recibe subvenciones de la medida Leader. Para los ganadores de educación primaria la excursión fue a un centro de actividades de naturaleza “Fervenzaventura”, beneficiario también de las subvenciones Leader en Galicia. Según explica Gil: “Hay niños en nuestra zona que no han visto una vaca porque no estamos en zona ganadera. Poder llevarles de excursión y sentir su alegría produce una enorme satisfacción y, al mismo tiempo, ellos aprenden y se benefician de los fondos Leader”. 

COMPROMETIDOS CON EL TERRITORIO

Al inicio de este proyecto, “EU Rural” realizó una campaña de sensibilización e información en los centros escolares y en los medios de comunicación para difundir el concurso entre la población. Montaron una página Web www.creandorural.org  que sirvió para la difusión y la información durante todo el concurso y, a su vez, para canalizar la votación popular. Elaboraron un cartel informativo y difundieron el proyecto en las redes sociales. Acudieron personalmente a todos los centros educativos, tanto públicos como privados y concertados. 

De forma paralela, redactaron y maquetaron unidades didácticas, adaptadas a la edad del alumnado, para que el profesorado pudieran trabajar en las aulas.

El objetivo de final ha sido que el alumnado conozca su patrimonio cultural, paisajístico y de biodiversidad, que recuperen sus tradiciones, que sepan lo que es el desarrollo sostenible y que participen en el futuro de su entorno. Para Eva Gil, lo más importante es que “los niños y niñas sean capaces de diferenciar lo rural de lo urbano y que se sientan comprometidos con su territorio para estimular la fijación de población, rejuvenecer los pueblos y combatir del despoblamiento” 

Evidentemente, los materiales que debían presentar al certamen eran diferentes según la edad de los niños. En infantil debían realizar un mural sobre alguna de las unidades didácticas y, en el caso de primaria, el trabajo consistió en un vídeo.

De cada una de las dos ediciones salieron dos ganadores por votación popular (infantil y primaria) y otros dos elegidos por un jurado que se constituyó para compensar la diferente densidad de población que hay en esta zona. En total, contabilizando todos los premiados incluidos los “ex aequo”, los premios se respartieron a alumnos de once aulas de diez colegios distintos, lo que significa que el mensaje ha llegado a una parte importante de la población y, lo que es más importante, ha tenido una mayor incidencia en los más pequeños.

“Cuando llegábamos a los colegios, los niños y niñas nos recibían como si fuéramos famosos, porque éramos los de creando rural” comenta esta geógrafa de profesión ha decidido dedicar su actividad profesional en el medio rural. “Lo más gratificante es ver la cara de los pequeños y sentir su alegría cuando participan”, continúa. El entusiasmo de los colegios, especialmente de los públicos, se ha visto compensado con premios que les permiten hacer excursiones a lugares que no están a su alcance habitualmente.

CONTRA LA DESPOBLACIÓN

“EU Rural” partió de la “Estrategia participativa de desarrollo local” que realizaron en 2016, también con financiación Leader. En este estudio analizaron y profundizaron en la realidad social en la que se movían los habitantes del Suroeste de Galicia. Uno de los problemas que encontraron es que esta zona rural se encuentra muy próxima a la ciudad de Vigo y, por este motivo, la población abandona los territorios para instalarse en la ciudad. De forma paralela observaron que el sector agrario, vinculado principalmente con la producción de vino, frutas y plantas ornamentales, se está abandonando. Según sus conclusiones, uno de los motivos de esté desánimo hacia las labores del campo se basa en el desprestigio que se ha instalado entre la población rural más joven. Al reducirse la actividad agrícola, se abandonan las tierras, se pierde biodiversidad y se aumenta el riesgo de incendios forestales.

Por ese motivo, “Creando Rural” hace una aportación fundamental a la lucha contra el abandono rural y la despoblación. Para Eva Gil: “Los niños y niñas del rural son nuestro futuro, y necesitamos que sean conocedores del medio en el que viven para que lo protejan, lo preserven y lo desarrollen”. Es una apuesta de largo recorrido porque compromete a las generaciones más jóvenes que se harán cargo del territorio en los años venideros. 

Para la Red Rural Nacional, esta iniciativa es un ejemplo de buena práctica porque están consiguiendo concienciar a la infancia del valor que supone formar parte de la sociedad rural y de las ventajas de vivir rodeado de naturaleza. Como dice uno de los niños de 2º de primaria del CEIP Serra de Vincios de Gondomar “Queremos aprovechar el equilibrio entre el ser humano y las plantas”. Educar en valores, generar orgullo rural y ofrecer alternativas viables y justas es la mejor metodología para mantener el medio rural vivo. 

(EN)Volver atrás