Atrás

El proyecto europeo DESIRA estudia el impacto de la digitalización en las áreas rurales

El proyecto europeo DESIRA estudia el impacto de la digitalización en las áreas rurales

El proyecto europeo DESIRA estudia el impacto de la digitalización en las áreas rurales
23/11/2020. En junio de 2019 nació el proyecto de innovación H2020 DESIRA (Digitization: Economic and Social Impacts on Rural Areas), conformado por 25 entidades europeas, entre las cuales se encuentra la Universidad de Córdoba.
  • La digitalización rural se presenta como una gran oportunidad para el medio rural pero también conlleva unos riesgos
DESIRA se gestó con el objetivo de realizar una evaluación integral tanto de las oportunidades como de las amenazas de las nuevas tecnologías en las zonas rurales. Y con el propósito de mejorar la capacidad de respuesta de la sociedad y de las administraciones públicas ante los retos que suponen las innovaciones digitales para el medio rural y la agricultura.
 
Balance del proyecto
España forma parte de este estudio bajo la tutela de la Universidad de Córdoba, con un grupo liderado por la investigadora Mº del Mar Delgado, la cual, a un poco más de dos años vista del cierre del proyecto, y con un año y medio a sus espaldas, se atreve a adelantar algunas conclusiones para la Red Rural Nacional. 
Mº del Mar Delgado afirma que el proyecto se encuentra aún en fase de análisis, tras compilar unas 800 iniciativas de digitalización rural a nivel mundial. 
Dichos proyectos están clasificados en tres grandes grupos de estudio: agricultura/desarrollo rural / sector forestal. 
En todos ellos, el objeto del estudio es el mismo: ¿qué tecnologías están cambiando las reglas del juego? 
Mar aventura que, tras estos meses de desarrollo del proyecto, los análisis indican que la transformación digital no es neutra, y que su aplicación conlleva que haya ganadores y perdedores. Por decirlo de otra manera, la digitalización del medio rural es una oportunidad, pero conlleva riesgos importantes. ¿Cuáles?: 
  • Que la migración neorrural al campo desplace a la población asentada. 
  • Que distintos servicios como los bancarios cierren en los pueblos porque toda la operativa se concentre digitalmente, y las personas más mayores no puedan ni sepan acceder a ella. 
  • Que la tecnocracia sustituya a los conocimientos y sabidurías tradicionales. 
Por ello, una premisa es clara en el proyecto DESIRA: la tecnología es el medio, nunca el fin. El desarrollo rural ha de apoyarse en la tecnología, pero no vertebrarse completamente en torno a ella. La transversalidad se presenta como el único escenario posible para minimizar los riesgos. 
 
Metas del proyecto
En el tiempo que resta de investigación, además del desarrollo de los escenarios vistos anteriormente, DESIRA tiene pendiente:
  • Un análisis de los escenarios tecnológicos rurales futuros.
  • Un análisis de las políticas que afectan a la digitalización rural a nivel nacional y europeo. Con especial atención a la nueva PAC post 2020. De este análisis se extraerá una hoja de ruta que se presentará a la Comisión Europea para que sirva de base en el diseño de la nueva generación de políticas para el medio rural.
Respecto a la actual digitalización del medio rural, Mar opina que la pandemia está acelerando mucho los procesos, pero, “el desarrollo tecnológico rural en los meses venideros va a depender también de las infraestructuras y de las capacidades digitales de las personas. Hay que avanzar en la banda ancha y digitalización de las instalaciones, así como en la formación de las personas”. 
 
Living Labs
El proyecto DESIRA cuenta con una red de 20 living labs en las zonas rurales europeas, entendiéndose “living labs” como espacios de experimentación y de innovación en los que participan empresas (públicas y privadas) y personas directamente afectadas por cada una de las tecnologías o realidades que aborda el proyecto.
En concreto, la Universidad de Córdoba se encarga del living lab que analiza cómo aplicar la digitalización en el ámbito de los incendios forestales, por ejemplo, para restaurar paisajes quemados. 

 

 

Volver atrás