Atrás

“La duración de la pandemia no ha permitido un cambio de mentalidad de lo urbano a lo rural”

“La duración de la pandemia no ha permitido un cambio de mentalidad de lo urbano a lo rural”

“La duración de la pandemia no ha permitido un cambio de mentalidad de lo urbano a lo rural”
23.09.2021. “La revista que quiere sacarte al campo”. Así de salvaje se presenta “Salvaje”, una revista trimestral con dos años de vida (desde julio de 2019), que busca una nueva mirada sobre el mundo rural. Con un enfoque inductivo – desde lo microscópico a lo grande – Salvaje muestras historias pequeñas pero sorprendentes que nos descubran nuevas cosas y nos permitan conocer un poco mejor nuestros pueblos y medio rural.
  • Guillermo López, director de la revista “Salvaje”, charla con la RRN sobre pandemia, juventud rural, proyectos rurales, teletrabajo, crowfunding y la nueva manera de relacionarnos con las áreas rurales

Salvaje, que nació gracias a un proyecto de crowfunding o economía social colaborativa, cuenta en la actualidad con 2.500 suscriptores y se enfrenta a su tercer año de vida con el reto de seguir ampliando lectores, a la vez que ir recuperando la publicidad perdida durante la pandemia.

Red Rural Nacional: ¿Hay vida más allá de la ciudad?

Guillermo López: Sí, y, además, diferente. Precisamente lo que caracteriza al medio rural es la variedad de proyectos de vida distintos que puedes abarcar y emprender. El campo es una hoja en blanco en la que siempre se puede empezar desde cero para buscar tu estilo de vida. En la ciudad, sin embargo, los caminos están todos más trillados y es muy complicado poder diferenciarse.

RRN: La economía colaborativa plantea la aparición de nuevas oportunidades: el crowdfunding, los nómadas digitales, los coliving y coworking rurales… ¿piensas que aquí hay un nuevo nicho de mercado para el mundo rural?

GL:  Sí, de hecho, la revista Salvaje nació precisamente gracias al crowfunding o apadrinamiento. Es necesario buscar nuevas fórmulas de organización socio económicas y de asociacionismo, sobre todo. Estos nuevos modelos son la punta del iceberg, pero son necesarios para devolver al sector primario su fuerza original. Es necesaria la imaginación para crear cosas nuevas que empoderen para que el medio rural sea fuerte.

RRN: ¿Consideras que la pandemia ha dado una nueva fuerza a lo rural? ¿Está la gente sopesando de nuevo un regreso al pueblo y al campo?

GL: La pandemia no ha durado tanto tiempo como para que cuaje un nuevo modelo de relaciones entre las áreas rurales y urbanas. No ha dado tiempo para un cambio de mentalidad. Y si ha ocurrido, no se está notando. Pero sí ha logrado poner de manifiesto la posibilidad de que un cambio es posible. Creo que sí ha calado la idea de que se puede mejorar nuestra calidad de vida en general. Pero no se ha materializado todavía.

RRN: ¿A qué retos se enfrenta hoy una pequeña empresa dedicada al mundo rural, en este caso, una revista?

GL: En nuestro caso, a la supervivencia económica. Estamos muy satisfechos de nuestros 2.500 suscriptores en dos años de vida, pero hace falta la entrada de publicidad para que sea rentable el negocio. Y la publicidad se desvaneció durante la pandemia. Así que esperemos que, con esta vuelta a la cotidianeidad de antes, se recupere esa parcela. Otros retos importantes, como son encontrar una voz propia y temas que sean particulares, creo que sí los hemos logrado. Tenemos un punto de vista propio y una voz reconocible.

RRN: ¿Qué necesita el medio rural actualmente para ocupar un lugar destacado?

GL: Quitarse complejos y creérselo. Tiene que cambiar la mentalidad actual y tomar conciencia de su poder. Una vez hecho, ha de organizarse bien para coger mayor fuerza y mayor presencia. Hace falta aún más asociacionismo para reclamar y hacer velar sus derechos y ejercer presión sobre sus intereses.

RRN:  El teletrabajo ¿ha llegado para quedarse?  ¿Supone una vía de repoblación para el mundo rural?

GL: Ha rellenado titulares, pero se está desvaneciendo. Además, las áreas rurales no sólo necesitan conexión digital, sino sobre todo acceso a los servicios básicos. La base del medio rural es el sector primario, no el sector servicios. Un trabajador que se traslade un pueblo a trabajar, más allá del consumo de vivienda y bienes básicos, no supone un gran impacto económico para el sector del cual sí depende el mundo rural, que es el agro - ganadero.

RRN: Por último, ¿qué consejos le darías a los jóvenes rurales?

GL: Han de ser conscientes de que sin ellos no hay futuro y de que viven en un medio con muchísima potencialidad. Han de coger las riendas y convertirse en protagonistas de su propio mundo para las próximas décadas.

 

Volver atrás